top of page

Juan siempre tiene una excusa para llegar tarde a la escuela. Hasta que el maestro le advierte: "A partir de hoy no se admiten retardos y quien no logre llegar puntual dejará de formar parte de este grupo". Juan hace de todo por cumplir y estar puntual en clase, pero por alguna extraña razón siempre hay algo que se lo impide y todos los días llega con su "no me lo vas a creer".

 

"Todo comenzaba en las tres cuadras, en los 420 pasos, entre las 32 casas, los 9 postes, 46 árboles y cuatro perros callejeros, que separan la casa de Juan de su escuela. Sucedía todas las mañanas. No es que él lo planeara, no. Al despertar, Juan se hacía la firme promesa de que ese día sería diferente, procuraba pensar en otra cosa, se imaginaba diciendo la verdad enfrente del salón: 'llegué tarde porque me quedé dormido', pero en algún lugar, más o menos en la segunda cuadra, empezaba a tramarlo. Cuando llegaba a la escuela le salía de corrido. Así, de un tirón, empezaron sus explicaciones las dos primeras semanas de octubre." (Fragmento de No me lo vas a creer)

No me lo vas a creer

$40.00Precio
  • Autor: Alicia Molina

    Editorial: Fondo de Cultura Económica

    Páginas: 42

    Formato: Pasta blanda, 15 x 19 cm

bottom of page